Área Recreativa Los Llanos de la Pez

Español
Descripción: 

Es una de las zonas recreativas y de acampada más emblemáticas y tradicionales de la isla desde que se creó sobre los años setenta. Se localiza en una llanura situada a más de 1600 m. de altitud en el centro de isla a unos 38 km de la capital y cerca de 1 hora de recorrido dentro del Parque Rural del Nublo.

Está rodeada por un pinar de repoblación iniciado en la década de los años 50 del siglo pasado, tan denso en la actualidad que necesita labores de talas selectivas y entresaca para favorecer el desarrollo de los ejemplares más vigorosos. Tal densidad apenas permite formarse un sotobosque con especies de cumbre como las retamas amarillas, alhelíes, magarzas de cumbre, salvia blanca o la cresta de gallo.

El sustrato lo constituyen coladas basálticas del tipo basaníticos-nefeliníticas del ciclo post Roque Nublo del Pleistoceno inferior, originados por conos de Tefra como el del Roque de la Salvia. En la base de éstas coladas y en las zonas adyacentes aparecen los materiales fonolíticos y caóticos de la “Brecha Roque Nublo”, un gran estratovolcán que en esta zona alcanzó cerca de los 3000 m. de altitud.

Tanto la zona de acampada como el área recreativa forman parte de una encrucijada de caminos y senderos de la red insular, que nos pueden comunicar con lugares emblemáticos como el Roque Nublo, Ayacata, La Culata, Cruz de Tejeda, el Pico de las Nieves, San Mateo y San Bartolomé de Tirajana.

Debido a la elevada altitud las temperaturas son extremas, siendo frías en invierno llegando incluso a nevar en ocasiones y en verano puede producirse inversión térmica alcanzando valores elevados, superando los 30ºC, con el consiguiente peligro de incendio. La oscilación térmica entre el día y la noche también es acuciada, pudiendo variar en más de 20ºC. Las precipitaciones son importantes en invierno sobre todo las borrascas procedentes del suroeste, pudiendo alcanzar valores de más de 1000 mm anuales. Al situarse a sotavento esta resguardado de los vientos alisios aunque en ocasiones al mar de nubes rebasa el relieve produciéndose abundantes nieblas.